Ruta Gratallops y El Lloar

La ruta del Gratallops y el Lloar está situada en una parte muy céntrica de la DOCa Priorat delimitada por los ríos Siurana al sur y el Montsant a poniente, que confluyen al extremo suroccidental del término.

Las vertientes de la mitad sur de Gratallops son de las más suaves de la zona, lo que propicia que sea una de las partes más cultivadas de toda la DOQ Priorat. El pueblo, de lejos, se asemeja a una corona de casas de la pequeña colina sobre la que está establecido. Su silueta se reconoce a distancia y configura uno de los skyline característicos de la DOQ Priorat. 

El cultivo de la viña ha sido prioritario desde el siglo XVIII con el complemento de dos productos mediterráneos: el olivo y el almendro.

La Cooperativa Agrícola, conocida como “El sindicat” fue construida en 1917 y agrupa desde 1939 las dos entidades preexistentes: “ el sindicato de los ricos” y el “sindicato de los pobres”. Sus instalaciones elaboran actualmente el vino de la Vinícola del Priorat.

 El término municipal de El Lloar es pequeño, pero con una orografía muy accidentada, en que destaca el risco de la Roca, donde nacen profundos barrancos que caen vertiginosamente hacia el río Montsant. Igual que el pueblo vecino de Gratallops, la villa de El Lloar tiene una silueta característica que se recorta sobre el lomo de una pequeña sierra; parece que entre los dos se puedan hacer señales para comunicarse visualmente. Situado a poniente de la DOCa Priorat, su término municipal se extiende entre los precipicios de las montañas de poniente hasta el río Montsant a levante.

Cuenta con un terreno que combina la piedra licorella con la tierra roja que tanto caracteriza esta cálida zona. Las cuevas, las rocas y las noches en las que se ve el cielo más estrellado hacen que su uva exprese sus cualidades en forma de vino.

El Lloar
El Lloar

Hay diferentes versiones sobre el nombre del pueblo. Unas apuntan que proviene de "llobar" (tierra de lobos), teoría fundamentada en la abundancia de estos animales que había en estas tierras; otras dicen que el nombre podría proceder de "lloar" (alabanza), y otras sostienen que proviene de "llosa" o "llosera", refiriéndose a "losa" y relacionándolo con la composición de la mayoría de los terrenos del término.

El Lloar celebra la festa mayor de verano el primer fin de semana de agosto, por Sant Domènech (Santo Domingo). En septiembre se celebra la fiesta de San Miguel, festividad que coincide con la época de la vendimia.

La iglesia parroquial, dedicada a San Miguel Arcángel, se construyó en el siglo XVII con masonería y sillares.
Dentro del núcleo del pueblo, en la calle de San Miguel, hay un balcón natural, llamado Mirador del Priorat, desde donde se contempla una visión magnífica del río al fondo del valle. Cabe destacar, a un kilómetro y medio del pueblo, una serie de cuevas, llamadas las Cuevas dels Rogerals, muy cerca del Nas d'en Quiuma, una enorme roca compacta de muchos metros de altura y de gran interés geológico. También es muy interesante la Fuente de Minfami, de origen sarraceno.

Iglesia parroquial de San Lorenzo
Antiga Casa de la Cartoixa
Antiga Casa de la Cartoixa

Neoclásica, del siglo XVIII, con tres naves, coro, cimborio y campanario incorporado. Es interesante la Casa dels Frares ("Casa de los Frayles"), antigua residencia de los monjes de Scala Dei, con portalada renacentista y arco de piedra. En el mismo callejón encontramos el Arc de Pedra (Arco de Piedra) que cruza la calle mayor de un lado a otro y está construido con piedra rojiza. Su situación permite suponer que constituía el acceso a la parte interior del pueblo. 

Ermita de la Mare de Déu de la Consolació
Mare de déu de la Consolació
Mare de déu de la Consolació

De mucha devoción y popularidad en toda la comarca. El edificio tiene una parte románica que podria ser del siglo XII y otra parte añadida de la segunda mitad del siglo XIV, construida en un estilo de transición del gótico al renacentista. Está situada en la cima de una colina precedida por un camino de cipreses que sale de la carretera que va a la Vilella Baixa. 

Gratallops
Gratallops y El Lloar

Existen diferentes versiones sobre la etimología del nombre; todas, sin embargo, tienen su origen en la abundancia de lobos en los alrededores. Según la tradición, antiguamente la población se llamaba Vilanova del Pi (Villanueva del Pino). La primera referencia documental es la carta de población, fechada en 1258, según la cual el convento de Scala Dei concede para poblar el lugar el término de Gratallops. 

Entre los edificios más notables hay que reseñar la iglesia parroquial de San Lorenzo, neoclásica, del siglo XVIII, con tres naves, coro, cimborio y campanario incorporado. Es interesante la Casa dels Frares ("Casa de los Frayles"), antigua residencia de los monjes de Scala Dei, con portalada renacentista y arco de piedra. En el mismo callejón encontramos el Arc de Pedra (Arco de Piedra) que cruza la calle mayor de un lado a otro y está construido con piedra rojiza. Su situación permite suponer que constituía el acceso a la parte interior del pueblo. 
Dentro del término municipal, hacia la carretera que lleva a la Vilella Baixa, se encuentra la ermita de la Mare de Déu de la Consolació, de mucha devoción y popularidad en toda la comarca. El edificio tiene una parte románica que podria ser del siglo XII y otra parte añadida de la segunda mitad del siglo XIV, construida en un estilo de transición del gótico al renacentista. Está situada en la cima de una colina precedida por un camino de cipreses que sale de la carretera que va a la Vilella Baixa. 

Su gastronomia es rica en vino, escudilla, manos de cerdo, caracoles con conejo, carne a la brasa, creps de espinacas, berenjenas rellenas, crema catalana y “orelletes”. Los vinos pertenecen a la DOC Priorat.

Deja un comentario