Por D.O. Alella

D.O. Alella

La Denominación de Origen Alella es una denominación de origen típicamente mediterránea, la más próxima a la ciudad de Barcelona, con pequeñas viñas urbanas conservadas en medio de los pueblos de veraneo de la burguesía catalana de inicios del siglo XX.

La DO Alella es una de las denominaciones de origen más antiguas y más pequeñas de Cataluña. Se extiende por las dos vertientes de la Cordillera Litoral, con una vertiente costera a la solana, en la comarca del Maresme, y una vertiente interior más continental y fresca, en la comarca del Vallès Oriental. Uno de los lugares más emblemáticos es Vall de Rials, que cuenta con una amplia extensión y algunas viñas históricas.

La variedad de uva más característica es la pasa blanca, cultivada sobre suelo de sauló, una roca granítica en descomposición con magníficas cualidades drenantes. Los vinos más representativos de la DO Alella son blancos, suaves, perfumados y cristalinos. También se elaboran vinos rosados y tintos. Históricamente destacan sus vinos dulces y en los últimos años se ha incrementado la producción de espumosos.

La larga tradición histórica de los vinos de DO Alella se remonta a la Laietània de época romana, de la cual podemos visitar sus vestigios en la zona. Disfrutaban de un gran prestigio en la Edad Media y se encuentran entre los vinos catalanes exportados a finales del siglo XIX, sobre todo en las colonias de ultra-mar.

También eran los vinos preferidos de la Barcelona burguesa y modernista que a finales del siglo XIX puso los cimientos de la gran capital que es hoy.

Próximamente

Ruta por D.O. Alella

D.O. Alella

Características

D.O. Alella

Un pequeño tesoro por descubrir

La D.O. Alella se extiende por las comarcas de El Maresme y El Vallès Oriental, a 15 km al norte de la ciudad de Barcelona, y es una de las denominaciones de origen más pequeñas y antiguas de la península ibérica.
Inicialmente, el territorio de la DO Alella estaba formado por dieciocho municipios: siete de Vallès Oriental (La Roca del Vallès, Santa Maria de Martorelles, Martorelles, Vilanova del Vallès, Vallromanes, Sant Fost de Campsentelles y Montornès del Vallès) y once del Maresme (Alella, Argentona, Cabrils, El Masnou, Montgat, Òrrius, Premià de Mar, Vilassar de Dalt, Premià de Dalt, Teià, Tiana).

En 2013 el territorio DO Alella creció incluyendo los siguientes: Arenys de Mar, Badalona, ​​Cabrera de Mar, Calella, Granollers, Mataró, Sant Cebrià de Vallalta, Sant Iscle de Vallalta, Sant Pol de mar y Vilassar de Mar.
En la actualidad, estamos en proceso de incluir Llinars del Vallés y Arenys de Munt dentro de nuestro territorio.

D.O. AlelLA

Región

D.O. AlelLA

Superfície

Alella es una denominación de origen catalana situada al norte de Barcelona. Ocho bodegas productoras y poco más de trescientas hectáreas de viñas, la mayoría de agricultura ecológica, donde destaca el xarel·lo, una joya entre las variedades que se cultivan en ellas, forman esta pequeña denominación de origen urbano y de gran valor paisajístico. La proximidad a Barcelona te permite disfrutar en un solo día de la visita a las bodegas, alguna de arquitectura modernista y otras de diseño atrevido, y también de catas, degustaciones y maridajes, o disfrutar de un desayuno de tenedor entre viñedos y de un taller de arte vinícola para los más pequeños.
La configuran dos comarcas, el Maresme en la orilla del mar y, en el otro lado de la Cordillera Litoral, el Vallès oriental, cada una con su propia personalidad y con con el cultivo de la vid como nexo de unión, que se remonta, en ambos casos a la época romana.

Entre la tradición y la urbanidad, en Alella las viñas se dejan mecer por la brisa marina, mientras arañan terreno y hunden sus raíces en unos suelos que permiten un buen drenaje y retienen la radiación solar.

Un clima plenamente mediterráneo en la parte que bordea la playa convive con un microclima más continental en la banda interior. La cordillera Litoral frena los vientos y condensa la humedad del mar.
Esta pequeña zona ha provisto históricamente de vino el mercado de Barcelona, ​​y durante siglos ha presidido las mesas de los acomodados barceloneses.

D.O. AlelLA

Cultivo

D.O. AlelLA

Topografía

En el territorio DO Alella, la mayoría de los suelos dedicados al cultivo de la viña tienen como base la arena. Se trata de suelos de estructura arenosa o franco-arenosa, fáciles de trabajar, de alta porosidad, aireados, color claro, buen drenaje, gran permeabilidad, niveles bajos de materia orgánica, poca capacidad de retención de agua y elementos nutritivos, buena capacidad de retención de la irradiación solar, alto contenido de sílice, y con un pH ligeramente alcalino.
El viñedo se asienta sobre terreno arenoso de origen granítico. Goza de un clima mediterráneo en la parte de la costa, siendo más continental hacia el interior. Tiene una temperatura media de 15º y unas precipitaciones anuales de 600 mm. La sierra litoral detiene el viento que proviene del mar y condensa la humedad. Se trata de una denominación muy pequeña, que históricamente proporcionó el vino que se vendía en la ciudad de Barcelona, pudiéndose señalar su apogeo en la década de los años 1880.

La viña de Alella es una viña urbana, sin embargo, sigue viva, ejemplar, ordenada, transformando año tras año sol, agua, tierra y trabajo en un producto luminoso y seductor como es el vino de Alella.
Y si por ubicación, es una viña urbana, por identidad y vocación se puede decir que es la viña del Maresme. Los vinos alellenses, más que ningún otro, están empotrados en la tradición de la tabla barcelonesa de siempre, pero principalmente de aquella Barcelona renaciendo y inquieta que, a principios de siglo, puso las bases a la gran Barcelona de hoy. Aquella ciudad, aquella época y aquellos hombres fueron sensibles al prestigio indiscutible del vino de Alella y lo incorporaron, en cierto modo, a la simbología del momento y de la ciudad.
Encuadernado tradición y modernidad, pasado y futuro, campo y ciudad, mar y montaña, la Denominación de Origen Alella hoy es, además de un símbolo, una realidad tangible en sus vinos elegantes, perfumados y cristalinos, que son excepcional ejemplo de sabia armonía conjugando la serenidad septentrional y la pasión mediterránea.

El clima del Maresme es Mediterráneo de tipo Litoral Central. La precipitación media anual oscila entre los 550 mm. y 800 mm., logrado en los valores más altos en el norte y en el área del Montnegre y los más bajos a los pueblos costeros del sur de la comarca. La estación lluviosa es el otoño y la seca en verano. En cuanto a la temperatura, los inviernos son moderados, y los veranos calurosos.
La comarca del Vallés Oriental presenta una gran variedad de paisajes naturales muy cerca de las ciudades. El clima es diferente según la zona debido a la orografía del terreno, es Mediterráneo Prelitoral Central a la llanura del Vallès, Mediterráneo Prelitoral Norte el macizo del Montseny y al sur de la meseta del Moianès es Mediterráneo Continental. La distribución de la precipitación es irregular, de los 1200 mm. A los 600 mm. con un total anual escaso exceptuando las partes más elevadas donde el total anual es abundante. En cuanto al régimen térmico, fuera de los lugares de montaña, los veranos son calurosos y los inviernos son moderados.

D.O. AlelLA

Clima

D.O. AlelLA

Tipos de Vino

Su reducida extensión ha hecho que sus bodegas elaboren pequeñas producciones de vinos de gran calidad. A los blancos, conocidos históricamente como «los vinos de la burguesía barcelonesa», se les han sumado los negros, rosados, dulces y espumosos, que, junto con los fantásticos cavas que aquí también se elaboran, constituyen más de noventa referencias de pequeñas y exclusivas producciones.
La DO Alella es reconocida por la calidad de los vinos blancos, tanto monovarietales como resultantes de coupages. Se hacen de secos y de blancos, también dulces y generosos. La variedad principal utilizada para la elaboración de los vinos es la pasa blanca, aunque también es utilizada muy a menudo la garnacha blanca. Son ligeros, para ahumados y cristalinos.
También se hacen vinos rosados ​​aromáticos, con garnacha, merlot y pasa rocío y, en menor cantidad, tintos afrutados y suaves elaborados mayoritariamente con garnacha tinta y Merlot. Los rosados ​​son frescos, aromáticos y ligeros.
Los vinos tintos son afrutados y suaves, y se elaboran principalmente con garnacha tinta.

“En la villa de Alella a 22 de Noviembre de 1953, siendo las doce horas, se reúnen en la casa Ayuntamiento los Sres. designados para formar Parte del Consejo Protector de la Denominación origen Alella “
Estas fueron las primeras palabras plasmadas en la primera Acta oficial del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Alella, donde se designaron los miembros para formar parte del Consejo Protector de la Denominación de Origen Alella y donde queda declarado y constituido el Consejo. Este fue el principio de una de tantas reuniones para proceder a hacer la redacción y aprobación del Reglamento de la Denominación de Origen Alella y fijación de la zona de producción y crianza.
Desde hace más de 60 años, el compromiso de la DO Alella para garantizar y velar por la calidad de nuestros vinos es parte de la esencia de nuestro producto.
Hoy en día la tradición vinícola se mantiene viva y los vinos de la Denominación de Origen Alella, siguen simbolizando la voluntad de seguir siendo un pueblo mediterráneo auténtico y, por tanto, viticultor, a pesar de la dureza del oficio y las incidencias sufridas a lo largo de los años, de las que cabe destacar la plaga de la filoxera que devastó totalmente el cultivo a finales del siglo XIX
La Denominación de Origen Alella, una de las más pequeñas y también de las más antiguas de la Península Ibérica, se ha ido modernizando, ha incorporado nuevas técnicas y nuevos sistemas de cultivo y de elaboración, manteniendo pero el criterio que sólo en la calidad y en una fuerte personalidad, los vinos de esta comarca vitícola pueden encontrar su verdadera dimensión universal.

D.O. AlelLA

Denominación de Origen

D.O. AlelLA

Curiosidades

¿Sabías que...?
...En el territorio de la actual Teià, una población cercana a Alella, los romanos producían vino que exportaban adiferentes lugares del Imperio. La prensa las bodegas del Centro Enoturístico y Arqueológico de Vallmora están abiertos al público, así como un centro de interpretación donde conoceremos no solo la antigüedad de los vinos de Alella, sino también la relación entre la romanización y el vino en toda Catalunya.

Deja un comentario

X