Sao del Coster

En Saó del Coster, las reinas son la Garnacha y la Cariñena, y son el alma de nuestros vinos. Después de años aprendiendo y evolucionando, elaboramos vinos enfocados a la fruta y la frescura.

Practicamos agricultura biodinámica, respetamos los ciclos de la naturaleza, intervenimos lo mínimo, trabajamos con levaduras autóctonas, no nos pasamos con la extracción, y buscamos una expresión amable de nuestro terroir. Xavier Barrachina y Michelle Negrón lideran esta bodega que produce unas 30.000 botellas en Gratallops. La bodega se funda en 2004 por un grupo de amigos Suizos que vieron en el Priorat un gran potencial para elaborar vinos profundos y llenos de emoción.

Actualmente, Saó del Coster está trabajando dos fincas propias ubicadas en Gratallops, Planassos y La Pujada. De la primera de ellos, extraemos las uvas de una parte del “S”, del Terram y de Planassos. De La Pujada (foto), una pequeña finca de cariñenas viejas, se extraen las uvas del vino monovarietal del mismo nombre.

Tanto en las fincas en propiedad como en las fincas arrendadas de donde nacen las uvas del “S” y del Pim Pam Poom, Saó del Coster trabaja con la misma filosofía de mínima intervención, sin utilizar productos químicos y con un cuidado permanente para llevar a cabo los tratamientos biodinámicos necesarios

 

Las visitas son de bodega más cata. La diferencia entre las visitas es básicamente el tipo de vino. Todas las opciones incluyen 3 vinos catados y una explicación de cómo se entra la uva, se elabora y envejece. 

Solo por reserva confirmada previamente. La bodega es una casa antigua hecha bodega, y se encargan de todo una pareja. Prefieren que los contacten por mail o por teléfono.

Son super flexibles y les gusta adaptar las visitas de forma personalizada. A parte de las visitas, también organizan catas en la bodega, y muy excepcionalmente pueden organizar algo en la viña.

Deja un comentario