Celler Adernats – Vinícola de Nulles

Celler Adernats - Vinícola de Nulles

El Celler Adernats – Vinícola de Nulles es una espectacular bodega modernista de 1917, catalogada como una auténtica Catedral del Vino.

Gracias a sus vinos mediterráneos y grandes cavas galardonados internacionalmente, parece vivir instalado entre sabiduría centenaria y eterna juventud.
Su singular fachada de ladrillo y piedra se dibuja en el pueblo de Nulles, una pequeña ciudad rural situada en el corazón del Alt Camp, junto a la Tarragona romana y la Costa Dorada.

En una tierra vinícola milenaria, rodeada de viñedos, olivos y avellanos, muros y cabañas de piedra seca, es un pequeño oasis donde los relojes parecen haberse detenido hace mucho tiempo.

Los vinos y cavas Adernats, elaborados en las mismas tinas de obra centenarias, expresan este territorio marcado por la brisa mediterránea y la cultura del esfuerzo. Sólo así se entiende como se puede erigir una bodega cooperativa y modernista en tan sólo dos años, en plena crisis filoxérica y en medio de la Primera Guerra Mundial. Cien años después de esta hazaña, visitar esta joya arquitectónica a caballo entre la funcionalidad y la estética es realmente sorprendente y gratificante.

Y más, si se descubre a través de las singulares y pioneras experiencias de enoturismo que nos proponen, entre copas de vinos y cavas acompañadas de la exquisita gastronomía local.

"arte por oficio, el impulso de un pueblo"

Resumen de la visita

Desde 8 €

Desde 1h 30″

De lunes a domingo

Reproducir vídeo

La Bodega

  • Vinos Tradicionales

La Vinícola de Nulles, con la Catedral del Vino como emblema, es la historia del esfuerzo de un pueblo para sacar adelante un sueño. Un anhelo de esperanza que resulta casi imposible después de la gran desolación que causa la plaga de la filoxera.

principios del 1900, y tras centenares de años con plantaciones y elaboraciones vinícolas familiares, los habitantes de Nulles deciden unir sus recursos y conocimientos para crear el sindicato de San Isidro y levantar la bodega del pueblo, la Catedral del Vino de Nulles. Esta unión, se materializa en 1917, siendo la cosecha de 1920 la primera en llenar los nuevos depósitos de la bodega modernista.

Este edificio emblemático, obra de Cèsar Martinell, uno de los máximos exponentes del movimiento modernista, destaca no sólo por su belleza, sino por reunir todas las cualidades necesarias para la elaboración de vino. Su arquitecto, consciente de su importancia, destaca tres grandes pilares que definen su lenguaje arquitectónico: la funcionalidad, el gusto por la tradición constructiva rural y la utilización de soluciones estructurales de gran proyección.

De ahí la utilización de materiales autóctonos como la cal y la arcilla que pueblan las viñas para levantar el edificio, consiguiendo así que se mimetice y se integre con el entorno rural. El elemento más característico es el arco parabólico que nos proporciona un espacio amplio y funcional pero también de una gran belleza estética. Martinell busca el equilibrio, o como él decía: “las formas equilibradas son las que exhiben la belleza en sí mismas”.

Los arcos parabólicos alcanzan su plena belleza con la luz, elemento muy importante que el arquitecto consiguió que influyera de manera favorable en la elaboración. El edificio hace la función de paraguas térmico que combinado con las tinas aportan al vino la estabilidad necesaria.

Todos estos factores hicieron posible el inicio del embotellado en  (Adernats – La bodega ) Nulles. En 1987 nace Adernats, la marca que aportará el reconocimiento a Nulles y a las generaciones de viticultores que lo han hecho posible. Adernats, nombre que proviene del conjunto de tierras más cercano a la bodega, se mantiene 25 años después como la marca de vinos y cavas de referencia en Tarragona con más de 17 productos embotellados.

La viña es la base de nuestro oficio. Tener pasión y amar la tierra son la esencia del trabajo bien hecho. En Nulles tenemos claro que sólo con la mejor uva obtendremos los mejores vinos, por eso el trabajo del enólogo comienza en el campo junto a los agricultores, los propios socios de la bodega que aportan la experiencia de muchas generaciones. Conocer el suelo y el clima que nos caracterizan hace posible obtener vinos únicos, vinos que son la expresión de un territorio.

En Nulles nos encontramos con un clima cálido, templado y típicamente mediterráneo. Situado a tan sólo 12 km del mar, combina una excelente maduración debida a una gran cantidad de horas de sol, con una buena acidez otorgada por el mar que se traduce en unos vinos con una sensación muy refrescante.

Desde el inicio de la bodega, trabajamos principalmente las variedades blancas autóctonas de la zona, Macabeo, Xarel·lo y Moscatel, que nos dan unos resultados excelentes. Pero también, desde hace tiempo, trabajamos otras variedades con gran acierto, como son Parellada y Chardonnay en blancos, y Tempranillo y Merlot en tintos.

Las raíces, que se alimentan de una tierra de arcilla y cal muy rica pero bañada por pocas lluvias, dan unas producciones de uvas más bajas pero muy concentradas, lo que nos aporta la intensidad distintiva de nuestros vinos.

Sus abuelos amaban la tierra y, a día de hoy, recogen los frutos de aquella generación. La mayor parte de las 400 hectáreas propias de viñedo, repartidas entre los casi 100 socios de la Vinícola, están plantadas en vaso, lo que propicia poder extraer la mejor calidad, sobre todo cuando hablamos de viñas viejas de más de 80 años.

Vinos y Cavas

  • Vinos Blancos
  • Vinos Tintos
  • Cavas
  • Macabeo
  • Xarel·lo
  • Parellada
  • Tempranillo
  • Merlot
  • Moscatel
  • Xarel·lo rojo
  • Chardonnay
  • Trepat
  • Producción de botellas anuales: inferior a 250.000

Vino nacido en clima cálido, a 20km del mar y a 300m de altura. De color amarillo paja con reflejos dorados. Ideal para maridar con pescados y aperitivos.

De color rubí intenso con reflejos violáceos, presenta un menisco bien definido y buena lágrima. Con un ligero contacto con el aire, desprende aromas de fruta madura y notas especiadas. De entrada fresca y agradable, rápidamente resalta una intensa fruta roja. Fresco, maduro y equilibrado, sorprende por su persistencia y final de bombón de licor.

Sutilmente intenso. De atractivo color rosado, esconde tonos cereza y reflejos violáceos. Excelente expresión a fresa, cereza, piruleta y regaliz rojo. Sorprende el sutil aroma a fruta blanca. De entrada suave, se convierte en una explosión de frutas al tocar la boca. Tanto fresco como lago en el paladar.

Capaz de seducir los paladares más exigentes. De color amarillo pajizo con reflejos dorados, tiene el auténtico carácter mediterráneo. Sutilmente perfumado, destaca por  su intensidad aromática. Con aires florales de rosa y flor de azahar, tiene un paso suave y delicado. Nos llena la boca con sorprendente sedosidad y frescura que nos evoca primavera mediterránea.

De color rubí con reflejos violáceos, presenta un menisco bien definido y buena lágrima. Con intenso aroma a frutas rojas, esconde un toque de avellana y notas de caramelo proveniente de la madera de bajo tostado. Suave, cálido y elegante, despierta especias como el café y el cacao. Destaca por su persistencia en la boca y retorno de la fruta.

La tipicidad de un territorio radica en su esencia, así lo expresa este vino de una variedad local milenaria. Fermentado en madera de roble, destaca su cuerpo y estructura. De color amarillo pálido con atractivos reflejos dorados y marfil, denotan su envejecimiento en bota. Cálido y vivo, en boca nos invaden aromas a fruta blanca madura y nobles y dulces toques tostados.

Da vida y forja identidad. De color rubí granate, ribete morado y lágrima definida. Nacido de las dos variedades negras típicas del territorio. Crianza de nueve meses en madera. Destaca por las notas de caramelo, especias, café, cacao y canela, Equilibrado y goloso. Elegante y persistente.

Responsable de la información vital. Receta y libro de instrucciones de la identidad. Nacido de las viñas más viejas de Nulles y fermentado durante cinco meses en barricas nuevas de roble francés. Vivo, denso, y muy aromático. Destaca la mineralidad representativa de la tierra calcárea del territoro. De color amarillo pálido, esconde tonalidades verdosas típicas del macabeo. Expresivo, con notas de frutas blancas y flores. De una gran personalidad.

Variedad Ancestral de Xarel·lo Rojo 100%.

Pura expresión del mediterráneo. Habla de sus orígenes y de la autenticidad de la tierra de Nulles. Fresco y cremoso, recuerda su larga crianza de veinte meses. De burbuja fina y integrada, destacan aromas de manzana verde y cítricos combinados con hinojo y frutos secos.

Pura expresión del mediterráneo. Habla de sus orígenes y de la autenticidad de la tierra de Nulles. Fresco y cremoso,  recuerda su larga crianza de veinte meses. De burbuja pequeña y contante, destaca un intenso aroma a manzana verde y cítricos combinada con miel y  membrillo. Cierta dulzura recuerda a manzanas al horno y frutas maceradas con tostado. 

Marcado por la singularidad de esta variedad rosada, es intenso y muy expresivo. De un preciosos color rojizo con reflejos rosados, destaxa por aromas a grosella y notas de caramelo. Equilibrado, fresco y cremoso, sorprende en boca por su integración y recuerdo a fresas y frutas rojas.

Este cava prémium conmemora los XC años después de la fundación del celler modernista de Nulles. Un producto exclusivo y singular que busca la excelencia. Elaborado en edición numerada y limitada, es belleza para el paladar. Singularidad de una tierra con tradición vinícola milenaria. Profundo, cremoso y elegante, capaz de captarnos desde el primer instante.

Pura singularidad mediterránea. Las tierras arcillosas y calizas del sur del Alt Camp le otorgan una distinguida personalidad. Su profundidad mineral recuerda la marinada que reciben los viñedos privilegiados de Nulles. Una larga crianza de 30 meses aporta una notable madurez aromática y una abundante y finísima burbuja. Persistente, largo y delicado, despierta notas cítricas a frutas maduras, mermeladas y membrillos.

Pura singularidad mediterránea. Las tierras arcillosas y calizas del sur del Alt Camp le otorgan una distinguida personalidad. Su profundidad mineral recuerda la marinada que reciben los viñedos privilegiados de Nulles. Una larga crianza de 30 meses aporta una notable madurez aromática y una abundante y finísima burbuja. Persistente, largo y delicado, despierta notas cítricas a frutas maduras, mermeladas y membrillos.

El Centenario

100% Macabeo en barrica.

Reconocimientos

El Cava Reserva Brut Nature Adernats XC ganó la Gran Medalla de Oro en el Concurso Mundial de Bruselas, sienda la única medalla de Oro concedida a un cava en la edición 2018.

El Gran Reserva Brut Nature ganó la Medalla de Oro en el Concurso Mundial de Bruselas 2018.

El Reserva Brut ganó la Medalla de Plata en el Concurso Mundial de Bruselas 2018.

¿Sabías que...?
...la bodega es una joya modernista de 1917.
¿Sabías que...?
...nuestra bodega es la única Catedral del Vino donde aún se elaboran en su interior todos nuestros productos, en la tinajas de obra centenarias. Esto distingue nuestros vinos y especialmente los cavas Adernats de altísima calidad.
¿Sabías que...?
...tenemos singulares propuestas de enoturismo para descubrir un territorio desconocido, el Alt camp.

Visitas

Eventos

24Nov10:00 AM12:30 AM5º Jornada Gastronómica – Calçot de Valls – Alt Camp10:00 AM – 12:30 AM Plaça del Pati, Valls. Tarragona, Catalunya Organizador: Ayuntamiento de Valls

01DicalldayExperiencia Calçotada – Vinícola de Nulles(Todo el día: sábado) Valls, Tarragona, Catalunya. Organizador: Bodega Vinícola de Nulles

Bodegas por D.O. Tarragona

Restaurantes por D.O. Tarragona

Alojamientos por D.O. Tarragona

Deja un comentario

X